INTELIGENCIA ARTIFICIAL (A.I), Steven Spielberg (2001)

Podría estar horas y horas hablando de Inteligencia Artificial, pero se trata de hacer una pequeña reseña, algo complicado teniendo en cuenta que me enfrento a una cinta que dura dos horas y pico y toca bastantes aspectos de la conducta humana.

Si no recuerdo mal, fue un auténtico varapalo para Spielberg, y partir de aquí el público dejó de tomárselo tan en serio. Quizás es una peli demasiado profunda y con muchas pretensiones para un público que espera ver una peli de ciencia ficción acompañado de un bol de palomitas con una historia que no haga pensar demasiado o no toque pilares morales.

La historia de David (Haley Joel Osment), un niño robot diseñado por el profesor Hobby (William Hurt), surge como un experimento para revolucionar las ventas de estos seres, pero con el fin de crear un robot que sienta y ame y así romper con la frialdad que los  caracteriza.

El matrimonio formado por Monica y Henry Swinton resulta ideal para poner a David a prueba. Su hijo natural lleva mucho tiempo en coma, pero Monica no se resigna a la idea de olvidarse de su pequeño y seguir adelante. David entrará en la familia como sustituto de Martin ayudando a que Monica recupere la ilusión y los Swinton vuelvan a ser una familia feliz. Evidentemente David, a pesar de ser una criatura adorable, no deja de ser un robot, y la adaptación será costosa. Repentinamente, Martin sale su estado comatoso para alegría de sus padres, que intentarán que los niños coexistan como hermanos. Desafortunadamente la convivencia será imposible y Monica optará por abandonar a David en un bosque, en lugar de entregarlo a la empresa fabricante de robots para su eliminación.

A partir de aquí David iniciará un viaje inspirado en la historia de Pinocho, cuyo destino será encontrar al Hada Azul  para que así le convierta en un niño de verdad y pueda volver a estar con su adorada mamá.

La peli podría segmentarse en tres partes, cuyas dos primeras realmente merecen la pena: la historia de David con la familia Swinton  seguida por la pesadilla de tener que huir de los crueles humanos, en la que se juntará con el robot sexual Gigolo Joe (Jude Law).

Desafortunadamente, con la tercera parte, situada en un New York devastado y sumergido, el ritmo decae de manera vertiginosa esperando un final que no termina de llegar, y que hace que el espectador termine desesperado. Para mí este es el error de Spielberg, estiró una gran historia hasta el límite y acabó por convertir Inteligencia Artificial en un intento lacrimógeno en plan E.T. que se hace tan pesado que desvirtúa el resto de la película. Una lástima.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: