PESADILLA EN ELM STREET 4 (A Nightmare On Elm Street 4: The Dream Master), Renny Harlin (1988)

Cuarta entrega de la saga Freddy. Una vez más hay un pequeño bajón respecto a la anterior pero sin llegar a los niveles alarmantes de la segunda parte. De hecho, y a pesar del bajón, se trata de la tercera mejor entrega de la saga (por detrás de la primera y la tercera y quizá al mismo nivel que la séptima parte, “Wes Craven’s New Nightmare”).

Los tres supervivientes de la tercera entrega; Kristen (Tuesday Knight en el lugar de Patricia Arquette), Joey (Rodney Eastman) y Kincaid (Ken Sagoes) han sido dados de alta del centro pisquiátrico en el que estaban ingresados y acuden al instituto. Pero Kristen no tarda en volver a notar la presencia de Krueger en sus sueños. Intenta avisar a sus compañeros pero ellos no hacen caso a sus sospechas, ya que en teoría mataron y enterraron a  Freddy. Obviamente no tardarán en caer en las garras de Krueger.

Muertos Kincaid y Joey, Kristen es la última superviviente de Elm Street y, por tanto, la única que puede “poner en contacto” a Freddy con más chavales. Algo que consigue hacer a través de sus sueños. Recordemos que Kristen tiene la habilidad de absorber otras personas a sus propios sueños, algo que hará con Alice (Lisa Wilcox) justo antes de morir a la vez que le transmite sus poderes (no preguntéis cómo…) De esta manera Freddy tendrá, una vez más, carne fresca para pasar el rato, nosotros diversión y los de New Line Cinema más fajos de billetes que contar.

Casualmente (o no) los compañeros de Alice empezarán a caer como moscas. La verdad es que en esta cuarta parte los personajes casi ni son presentados, ni falta que hace. Todos son bastante cliché; la chica dura rockera, la empollona asmática etc  Todo sucede de manera muy rápida y sin apenas casi tiempo para familiarizarnos con ellos Freddy ya está metiéndoles sus afiladas cuchillas por el ojal. Bien por él!

Una cuarta parte con unos efectos correctos pero sorprendentemente inferiores a los de la anterior cinta, unas muertes menos elaboradas y un guión con casi tantas fisuras como el de la segunda parte hacen de ésta una película con tufo a autopilot por todos lados. Aquí ya ni los personajes ni la historia importan mucho, lo que realmente importa es sacar la mayor tajada posible (al menos para los productores, claro). 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: