EL TERROR NO TIENE FORMA (The Blob), Chuck Russell (1988)

Ante la avalancha de pelis de terror en los años 80 había que dar una vuelta más a la tuerca en busca de nuevas historias y nuevas amenazas, o recurrir a guiones de antiguas películas de los 50 haciéndolas más espectaculares gracias a la evolución de los efectos especiales. El Terror No Tiene Forma es un remake.

Es curioso el tema de los remakes, básicamente, el terror del nuevo milenio está basado en remakes de todas estas pelis setenteras y ochenteras, que tenemos aún tan frescas en nuestras memorias, y  que nos irrita que se reinterpreten porque todavía no han quedado obsoletas. Sin embargo en aquella época ya se hicieron un montón de remakes, y fueron bastante más aceptados. Creo que el tema radica en los efectos actuales, si, hay más sangre y muy mala leche, no sólo efectos especiales, si no los sonoros adquieren gran importancia, pero, al fin y al cabo, crecimos con Freddy, Jason o Mike, y ahora, estos anti-héroes no tienen ese carisma estético que nos entusiasmó.

Pero bueno, hablemos de El Terror No Tiene Forma. Al estilo de los Payasos Asesinos, lo que parece una nave espacial se estrella en un bosque cercano a Alberville, ante la atenta mirada del viejo vagabundo, que va a comprobar de qué se trata. Como os podeis imaginar, toca lo que no debe y una especie de moco viscoso se le adhiere al brazo causándole un dolor insoportable.

La monísima cheerleader  Meg (Shawnee Smith) y el exitoso jugador del equipo de rugby Paul Taylor, en la que pretendía ser su primera cita, se ven sorprendidos por el viejo vagabundo aterrorizado, el macarra del pueblo Brian Flagg (Kevin Dillon) alertado por los gritos del viejo también acude en su ayuda, y todos juntos irán directos a la clínica más cercana.  Allí, la extraña masa irá creciendo y adquiriendo poder gracias a ir asimilando al viejo, a Paul y todo ser viviente que tenga la desgracia de pasar por delante, y se dirigirá al pueblo para arrasar con todo…Evidentemente Meg y Brian unirán sus fuerzas para investigar de qué diablos se trata y cómo poder acabar con ese moco asesino.

Con efectos más o menos logrados El Terror No Tiene Forma cumple con el cometido de entretener, y lejos de acojonar como quizás hiciera en su época, se convierte más en una peli de cachondeo con momentos más o menos brillantes. Mención especial a Erika Eleniak, que dura como 2 minutos de película y que creo que no dice ni una palabra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: