HALLOWEEN, John Carpenter (1978)

Dos años después de  la magnífica Asalto al Precinto 13 llegó la demoledora  Halloween.  John Carpenter consiguió ensalzarse como uno de los maestros del terror y arrojar al mundo a uno de los villanos más temibles y más populares de la gran pantalla: Michael Myers.

Sin extenderme demasiado, os recuerdo que con tan solo 6 años, en una noche de Halloween, al pequeño Michael se le fue la castaña y se cargó a su hermana Judith  a cuchillazo limpio. Por este motivo terminó interno en un hospital psiquiátrico bajo la antenta vigilancia del Doctor Loomis (Donald Pleasence), hasta que quince años después consigue escapar. Su objetivo: volver a su pueblo natal, Haddonfield, a celebrar Halloween a su estilo.

No importa que hayan pasado más de 30 años, Halloween es atemporal , sigue manteniendo su misma mala leche y poniendo al espectador en tensión. Myers es un psicópata enmascarado que oculta cualquier tipo de expresión o sentimiento y sin embargo sigue siendo increíblemente carismático.

Está claro que después de verla  veinte veces uno se da cuenta de que hay patilladas de esas inexplicables, como por ejemplo, si el psicópata estuvo 15 años interno en un hospital mental cómo demonios es capaz de conducir, o qué coño hace Loomis durante horas escondido tras unos arbustos junto a la casa de la familia Myers…curioso, pero a la vez entrañable, no me había dado cuenta hasta hace bien poco, y ahora cuando lo veo no puedo evitar reirme.

En esta última revisión me fascinó el misterio que envuelve a Myers, no sucede hasta bien entrada la película que conseguimos ver su rostro enmascarado, como si Carpenter quisiera estirar la tensión al máximo hasta que en un momento determinante por fin la vemos…me imagino esto en un cine en el estreno y a la audiencia temblando, y me encanta. Es magistral.

También hay que mencionar el inicio de una larga relación profesional entre director y  Jamie Lee Curtis, que saltó de la pequeña pantalla para hacer uno de los papeles con el cual ha cargado a sus espaldas, el de Laury Strode, la pobre adolescente con la que Myers se obceca de manera demencial y a la que se quiere cargar a toda costa durante varios episodios de la saga. De Halloween sacó su apelativo de  la reina del grito…comprensible.

De nuevo, como otra parte esencial de Halloween encontramos  el inquietante tema principal de la banda sonora, todo un clásico y perfectamente reconocible. La parte musical está perfectamente ligada a la acción. Y es que  Carpenter demuestra no solo ser un excelente compositor, sino también un absoluto control freak, dirección, guión, producción, banda sonora…nada puede escapar de su control. No puedo evitar imaginármelo en su casa, ante una mega pantalla de cine, con su organito, creando según le sugiera cada toma, qué grande!

Con Halloween y por qué no, La Matanza de Texas, se abrió veda a un terror más sanguinario, con unos antihéroes carismáticos, entre lo real y lo sobrenatural, una fórmula muy efectiva y que posicionó al género dentro del mainstream del negocio cinematográfico. Este tipo de terror era muy rentable, y por tanto se explotó al máximo, surgiendo nuevos psicópatas como Freddy Krueger o Jason Vorhees, creándose  eternas sagas en algunos casos de  calidad calidad cuestionable.

Es indudable que Carpenter creó un clásico y todo un referente para el género y por ello, yo en particular, le estaré eternamente agradecida. Gracias maestro!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: