UNA TERAPIA PELIGROSA (Analyze This), Harold Ramis (1999)

Había  visto Una Terapia Peligrosa hace bastantes años en una de esas noches de verano que con el calor y el insomnio te tragas cualquier cosa, y la verdad es que recuerdo que me reí bastante. Esta vez fue algo parecido. Tirados en el sofá un domingo después de comer la ponían por la tele. En general odiamos ver películas en cualquier canal de televisión por la cortada de rollo de los anuncios, es exagerado, a veces ni te acuerdas de qué demonios estabas viendo, y pierdes mucho la esencia de las pelis, además del tema en castellano, pero, como os decía, no estábamos demasiado selectos y gracias al sistema digital (lo único positivo que le veo, de momento), pudimos verla en versión original. Con los anuncios se nos hizo pesada, pero volvieron a aflorar las risas.

Para empezar Bobby de Niro interpretando a un capo mafioso, Paul Vitti, más spaghettini que nunca, y frente a él, el capullito de Billy Crystal con esa actitud blandengue y sumisa en el papel del Doctor Sobel.

En su momento se llegó a comparar esta película con el argumento inicial de Los Soprano: un mafioso al que le entran ataques de pánico causados por stress y traumas familiares, decide visitar a un terapeuta para conseguir recuperar su autoestima y fuerza en un mundillo en el que a la mínima con  un tiro en la nuca ya eres historia, por lo que tienes que estar al 100%.

La cuestión es que Una Terapia Peligrosa es una super producción hollywoodiense palomitera cuya misión es reventar los clichés de los mafiosos en un tono super cómico, a través de un icono como DeNiro, vemos que de repente llora como un niño cuando ve un anuncio de planes de pensiones, que no es capaz de disparar  su arma incluso en su propia defensa y que pierde el control de las situaciones.  En una situación en la que se baraja la posibilidad de una guerra entre bandas, causada por el enfrentamiento entre Vitti y Primo Sidone (Chazz Palminteri), y ante una cumbre mafiosa, es clave que recupere su serenidad y su fuerza.

Por circunstancias Ben Sobel es el elegido para tratar a Vitti, que cree que con una charla ya está curado. Evidentemente la cosa no es tan sencilla, el mafioso querrá que Sobel entre en nómina y esté disponible 24 horas al día, creándose situaciones disparatadas, dejándolo en evidencia ante su prometida (Lisa Kudrow) e incluso llamando la atención a los federales y de otros espías mafiosos.

Todo en esta película es predecible, pero la manera de enfocar la relación entre el doctor y el paciente y teniendo en cuenta que el paciente es un ser temible, da mucho juego. Tanto es así que se hizo una segunda parte, aunque esta ya no he tenido el valor de verla. Esta fórmula de utilizar dos pesos pesados en un enfrentamiento cómico ha sido un recurso muy utilizado por la industria hollywoodiense con grandes títulos y míticas parejas. Quizás De Niro debería haber prescindido de hacer esto, pero parece que en los últimos años el género del humor le ha tirado bastante, llegando a reírse de sí mismo en esta película. No sé, personalmente me gusta asociar a De Niro a personajes glamourosos como los que interpreta en Casino o Goodfellas.

Como os decía, se trata de una peli entretenida con la que te podrás echar unas carcajadas seguro. Mi recomendación es verla en versión original, hay tantos clichés y expresiones italianinis tan definitivos, que son imposibles de recrear en castellano, de verdad que merece la pena.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: