LA PRESA (Southern Comfort), Walter Hill (1981)

Lejos de pandilleros y de oscuras y peligrosas calles, esta vez Walter Hill escoge un remoto paraje en las zonas pantanosas de  Louisiana para darnos otra lección de supervivencia.

La patrulla Bravo de Guardias Nacionales dirigida por el sargento Pooles (Peter Coyote) ha sido destinada a hacer unas maniobras por la zona. Tras varias horas de dura marcha encuentran unas canoas y deciden “tomarlas prestadas” para acercarse a una fiestecita con unas señoritas alegres  que se encuentran por la zona. Lo que no tienen en cuenta es que los lugareños cajún  no tienen el mismo sentido del humor que los extraños, y reaccionan reventándole los sesos al sargento de un tiro y atacando al resto.

La situación es cuando menos complicada, aunque son soldados y en teoría tienen nociones de supervivencia y un entrenamiento, son ajenos a la zona donde se ubican, exponiéndose a más ataques de los sureños cabreados,  con una munición de fogueo que poco les puede proteger y muy poco respeto hacia sí mismos.

Os podéis imaginar el resto, una intensa lucha por sobrevivir en la que muchos quedarán atrás.

La idea me recuerda a otros títulos como Deliverance, que vimos hace poco por aquí, e incluso Acorralado y más actual la sosa Eden Lake. El punto de partida más o menos es el mismo, gente que entra en territorio hostil provocando una reacción totalmente adversa y desproporcionada en la que en un abrir y cerrar de ojos la vida de uno se pone en juego.

Un puñado de actores míticos participan en la producción, desde Keith Carradine al duro de Powers Booth, pasando por Peter Coyote y Brion James (replicante en Blade Runner), y que sin embargo por el desarrollo de la historia no terminan de contagiar esa situación sofocante y desesperada que cabría esperar. No se explota la situación, falta ese punto retorcido para llegar a un resultado como por ejemplo Perros de Paja, que te pone de mala leche y tenso en todo momento.

No estoy diciendo que sea una mala película, pero podría esperarse más.

Respecto al entorno cajún, sinceramente es interesante a la par que curioso, pero tampoco aporta gran cosa a excepción de dar más sensación de inseguridad a los soldados y crear un poco de tensión final.

Sin duda no es el mejor título de Walter Hill, Warriors sigue ostentando su podio personal, pero Southerm Comfort resulta una historia digna y entretenida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: