LENNY, Bob Fosse (1974)

Bob Fosse rodó muy pocas películas. Lo suyo eran , sobre todo, las coreografías. De hecho hizo el musical Chicago para Broadway. También dirigió Cabaret (’72), una película en la que el baile es el gran protagonista  y que le sirvió para arrebatarle la estatuilla a Francis Ford Coppola (ese año había rodado The Godfather). El camino de los 2 directores se cruzaría más veces. En el ’74 ambos fueron nominados al Oscar como mejor director. Fosse con “Lenny” y Coppola con “The Godfather II”. Esta vez Coppola se llevó el gato al agua. En el ’79 los dos fueron nominados otra vez, Fosse por “All That Jazz” y Coppola por “Apocalypse Now”, ninguno de los 2 ganó. Curiosas coincidencias…

Curioso también que décadas después de esta “rivalidad” todo el mundo conozca a Coppola pero nadie parezca acordarse de Fosse. Una lástima, sin duda un buen director que merece más reconocimiento.  

Lenny es una biopic a modo de falso documental sobre la vida, obra y milagros del stand-up comedian Lenny Bruce (interpretado por Dustin Hoffman). Vemos como empezó siendo un cómico insulso que se dedicaba a presentar espectáculos para pasar a convertirse en una figura pública y polémica que arremetía contra todo lo establecido. También se destapó con el uso de lenguaje “obsceno” y bromas verdes. Todo esto levantó ampollas entre la sociedad conservadora americana y provocó que se le arrestara en más de una ocasión.

Por si fuera poco vemos como la relación con su pareja Honey (Valerie Perrine) se va a la deriva debido al uso/abuso de heroína y por llevar un estilo de vida “hip” (sexo libre, drogas, antisistema etc). Para colmo tienen un hijo y la situación se complica.

Lenny empieza a perder los papeles y ofrece algunas actuaciones lamentables que le llevarán a  perder su popularidad. El hecho de que sea constantemente acusado hace que se obsesione con la leyes y meta turras a su público sobre sus juicios…

Es especialmente espectacular y dolorosa la escena (rodada en un solo plano y sin cortes) de la actuación de Lenny completamente pasado de vueltas y perdido en su propio mundo ante la atónita mirada del público. El tipo empieza absolutamente perdido, luego recupera algo de lucidez y mete cera y finalmente abandona el escenario de manera bochornosa.

Sólo por esta escena ya vale la pena ver la película, pero es que además Hoffman está pletórico. Es como si el actor se hubiera convertido en el propio Lenny durante el rodaje (buscad en youtube vídeos del auténtico Lenny Bruce). La elección del blanco y negro me parece un gran acierto, como también lo es el recurso de “falso documental”. Imprescindible.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: