VANISHING ON 7TH STREET, Brad Anderson (2010)

En peanutbutterbananamovies no podíamos perdernos la nueva cinta del director Brad Anderson. Este hombre es un pequeño clásico del Sitges Film Festival. Hace poco hablábamos en este blog de su film Session 9, con el que el director ganó el galardón a mejor dirección en Sitges. Pronto hablaremos de otra de sus grandes películas, The Machinist. Pero ahora es momento de hablar del presente y en este caso eso significa hablar de Vanishing On 7th Street.

La película empieza con una escena escalofriante que recuerda al inicio de The Happening de Shyamalan. Si allí la gente empezaba a actuar de manera suicida repentinamente en este caso  los cuerpos de la gente se desvanecen durante un apagón. De ellos queda sólo su ropa ,y parece que su alma y cuerpo se hayan esfumado en la oscuridad. Pero no todo la población desaparece. Algunos (muy pocos) siguen en este mundo y es gracias a que en el momento de oscuridad tenían con ellos alguna luz encendida. Como veis una probabilidad muy remota.

Al principio esto no es evidente, sino que lo vamos descubriendo a medida que avanza el film. Los protagonistas son cuatro. Paul (John Leguizmano), Luke (Hayden Christenssen, sí el nombre de su personaje arrancará una sonrisa a los fans de la saga Star Wars), Rosemary (Thandie Newton) y su hijo James (Jacob Latimore). Todos terminan en un pub con generador propio. Allí hay luz y ahí están a salvo. Pero claro todos se encuentran en un brutal estado de shock. Dónde ha ido todo la gente? Es el fin del mundo? Porqué ellos siguen aquí? Infinidad de preguntas sin respuesta que no desmotivarán a los protagonistas a intentar salir adelante y superar esta situación. Lo único que tienen claro es que si quieren seguir entre los vivos deben permanecer cerca de la luz en todo momento. Algo harto complicado, ya que el día se acorta de manera enigmáticamente endiablada y apenas hay horas de sol.

El guión de Anthony Jaswinski cuenta con un par de líneas muy cachondas y algunas situaciones de tensión. Pero en general la peli no termina de convencer. Demasiadas cosas en el aire. Quizá esa debería ser la gracia pero el resultado no es todo lo bueno que cabría esperar. La historia tiene un tufo importante a The Twilight Zone (La Dimensión Desconocida) pero no llega a alacanzar su nivel. Ni de misterio, ni de tensión… Además hay alguna situación un tanto estúpida y/o sin sentido que no ayuda mucho.  Es cierto que en algunos momentos consigue crear expectación pero son momentos demasiado puntuales y por ello el ritmo se antoja irregular.

Otro punto negativo es la elección de Christenssen como protagonista. Reconozco que le tengo atravesado por aparecer en la “nueva” saga de Star Wars, pero es que el tipo es mal actor. Se pasea durante todo el metraje con la misma cara de restreñido agobiado. Por contra la dirección de Anderson vuelve a ser ejemplar; concisa y elegente.   

En definitiva. Una cinta correcta pero que podría haber dado mucho más juego. De esas que no emociona. Simplemente para pasar el rato. Es una lástima que esta vez Anderson no haya alcanzado el nivel de sus obras anteriores.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: