AMERICAN PSYCHO, Mary Harron (2000)

La directora canadiense Mary Harron fue la encargada de llevar a la gran pantalla la difícil adaptación de la polémica novela de Bret Easton Ellis, America Pyscho. Tratándose de una novela tan bestia y excesiva no era una tarea fácil transportarla al celuloide y captar la esencia de las páginas del libro de Ellis. Además siempre me llamó la atención que fuera una mujer quien dirigiera una película así…

Harron había dirigido I Shot Andy Warhol anteriormente pero después de la fría acogida de American Pyscho se ha dedicado, sobre todo, a series de televisión, aunque en 2005 rodó el biopic The Notorius Bettie Page y este año ha filmado el corto Sonnet For A Towncar.

American Pyscho nos cuenta la historia de Patrick Bateman (Christian Bale), un yuppie americano típico de finales de los 80’s. Mucho dinero, poco trabajo… Y aficiones, cuanto menos, peculiares. Vive obsesionado por el “que dirán” y cuida su aspecto y cuerpo a niveles de locura. Infinidad de cremas para la piel, shiatsu, dieta sana y montones de ropa, zapatos y gafas de marca llenan su vida. Sin olvidarnos de su gran pasión por la música. Sus gustos pueden ser discutibles (Phil Collins, Whitney Houiston, Huey Luey & The News…) pero no cabe duda que siente esas cancione smuy dentro suyo. Delirantes las escenas en que se pone a filosofar sobre esos discos con sus víctimas.

Y es que Bateman esconde un oscuro secreto. En su interior hay un deseo que no puede contener. Necesita matar a gente ya que siente un gran odio y asco por la humanidad en general. Por un lado quiere pasar desapercibido entre la masa y ser aceptado como “uno más”, pero por otro lado sus oscuros deseos hacen que cada vez se sienta más distanciado de aquello que tanto anhela.

Poco a poco va perdiendo los papeles y se ve inmerso en una espiral de locura, sangre, infidelidades, deseos insanos y el peligro de ser atrapado por la polícia, ya que el agente Donald Kimball (Willem Dafoe) está investigando el asesinato de Paul Allen (Jared Leto), un compañero de trabajo de Bateman.

El film obvia muchos pasajes del libro. Es una lástima porque hay momentos de la novela realmente divertidos y gores que podrían haber dado mucho juego. Imagino que al tener que comprimirla en 90 minutos Harron descartó muchas escenas. De esta manera también consiguió que la peli fuera más standrad y/o aceptable para el gran público. Y es que la directora es muy sutil en casi todo el film y apenas vemos sangre. Harron opta por dejar que la imaginación del espectador trabaje.

La cinta se centra sobre todo en la forma de vivir de Bale, sus problemas mentales, el entorno en el que vive (compañeros de trabajo, novia, restaurantes que frecuenta) etc

El guión de la película me parece sobresaliente. Hay decenas de frases para enmarcar. Si a eso le añadimos una interpretación brillante de Bale (para mi sin duda en el papel de su vida), unos secundarios que dan mucho juego, una estética cuidada hasta el más mínimo detalle, escenas divertidas y una dirección muy correcta y clásica, nos queda una peli altamente recomendable.

Suele catalogarse como un film de terror pero las situaciones, los diálogos y la manera de ser de Bateman son tan cómicos que yo siempre la he visto como una comedia. Imprescindible.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: