ALMAS CONDENADAS (My Soul To Take), de Wes Craven (2010)

Almas Condenadas es la penúltima cinta del mítico director de terror, Wes Craven, y la primera que escribe y dirije desde “Wes Craven’s New Nightmare” (1994).  Más de uno se ha apresurado a decir que se trata de su peor película… Yo no lo tengo tan claro. Sin ir más lejos recuerdo que él firmó el guión de Pulse que me pareció mucho más flojo y aburrido.

Almas Condenadas es una slasher en toda regla, típica y resultona. Es cierto que tras el inicio arrollador (espectacular y jodidamente potente, en serio) uno espera más y la cosa se desinfla, pero tengo que decir que he visto slashers de teenagers mucho peores. Además imagino que verla en 3D (no tuve esa suerte) debe añadrile un pequeño aliciente extra al film.

La acción  transcurre en el pueblecito de Riverton. Hace 16 años la policia local hirió gravemente a un asesino en serie pero nunca se encontró su cuerpo. Esa misma noche nacieron 7 chavales. Cuenta la leyenda que el despiadado asesino está al acecho para matar a los chicos y así vengarse. Los adolescentes del pueblo bromean sobre este asunto pero poco a poco empiezan a caer los implicados uno a uno. Todo apunta como culpable a Bug (Max Thieriot) …

Es interesante el retrato que el director hace sobre los adolescentes, sus relaciones etc. Sí, los personajes están cargados de clichés pero no por ello dejan de ser menos realistas/ciertos. Creo que es todo un acierto por parte de Craven profundizar en ese aspecto. Además gracias a ello consigue algunos de los necesarios contrapuntos humorísticos.

El film está excelentemente facturado a nivel técnico (si obviamos algunos errores de racord), la iluminación me gustó especialmente (a la escena de la “pelea final” me remito) pero el guión tiene altibajos. El director intenta sorprender con los giros típicos del género y no siempre lo consigue. Algunos son más acertados que otros pero en general me quedé con  la sensación de que a Craven  le faltó un poco más de ingenio, sobretodo en la recta final.

De todas formas el mayor problema que le veo a My Soul To Take es el minutaje. La parte final gaurda los dos giros más importantes del film y aunque el director los explica brevemente también pierde el tiempo en detalles innecesarios. Si hubiera conseguido contarnos lo mismo en 15 minutos menos hubiera ganado bastante.

No se trata de una peli especialmente violenta ni sangrienta pero hay momentos (en cuentagotas) con la mala leche suficiente como para congratular a los amantes del género. La escena inicial, por ejemplo, se la pondrá tiesa a más de uno. Puede que no sea el mejor Craven pero tampoco el peor. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: