RUBBER, Quentin Dupieux (2010)

 

Siempre es de agradecer que los cineastas intenten sorprender con nuevas historias y/o formas de narrar. Al fin y al cabo actualmente el mercado está saturado de remakes, pre cuelas y guiones poco inspirados que, además,  a veces beben demasiado de sus influencias. Por lo tanto se le agradece a Dupieux, y mucho, la intención de sorprender con un relato fantástico original.

La curiosidad que sentía por ver Rubber era enorme desde el mismo instante en que leí su argumento… Un neumático asesino? Cómo Diablos se tiene una idea así? Cómo se rueda algo así? Y más importante todavía ¿Cómo puede desarrollarse un largometraje con un neumático como protagonista?

Desde buen inicio del film el director destaca que es una historia que da importancia a cosas a las que normalmente no se les da importancia. Dupieux nos golpea con algunas situaciones absurdas. Rubber es un film que se sale de lo convencional a muchos niveles.

Un grupo de personas se encuentra en medio del desierto. Se disponen a ver un extraño espectáculo. El organizador (Jack Plotnick) les entrega unos prismáticos a través de los cuales observan cómo un neumático parece cobrar vida; se pone en pie, avanza rodando y… empieza a destruir lo que se cruza en su camino: una lata, una botella, un escorpión… Poco a poco el neumático (llamado Robert) parece ser consciente de su poder de destrucción telepática. A la vez va eliminando objetos cada vez más grandes; un conejo, un pájaro… Pronto se cruza en su camino una mujer (Sheila, Roxane Mesquida) que se convertirá en su objetivo y una malsana  obsesión.

Mientras la sigue e intenta asesinar, Robert va haciendo estallar las cabezas de todos aquellos que se cruzan en su camino y le tocan las pelotas. Y claro, el teniente Chad  (Stephen Spinella) se pone a investigar el caso. Al mismo tiempo vemos como el grupo de espectadores sigue observando las peripecias del neumático. El grupo duerme haciendo vivac en el desierto, todos ellos menos un hombre en silla de ruedas (Wings Hauser) totalmente absorbido por la historia del neumático, y  que no encuentra momento ni para descansar ni para comer…

Lamentablemente y a pesar de la originalidad y la corta duración de la película, el visionado de  Rubber se me hizo un poco cuesta arriba. El film llega a ser tan absurdo que es imposible no sentir que te están tomando el pelo en algunos momentos. Así pues opiniones encontradas. Me gustaron algunos aspectos de la historia, su originalidad, las cabezas estallando… pero a la vez opino que al guión le falta algo para que termine de enganchar. De todas formas creo vale la pena verla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: