RED RIDING HOOD, Catherine Hardwicke (2011)

Red Riding Hood llamó mi atención por ser una puesta al día del clásico cuento de la caperucita y el lobo, no sabía quien la dirige (sí, Catherine Hardwicke, la de Twilight) cuando empecé a verla. Me imaginaba un producto muy Hollywoodiense pero quizá no tan pastelón. Sólo con la estética de los primeros minutos de metraje ya me di cuenta de donde me estaba metiendo y empecé a sospechar quien se encontraba tras la cámara…

El vestuario, la iluminación y los decorados están muy cuidados. Lo que uno espera de una gran producción como esta. Sin embargo la estética en general es tan de Disney Channel que el rollo tenebroso/oscuro que pretenden darle no llega a buen puerto.

La acción tiene lugar en la época medieval, en un pueblo acechado por un hombre lobo. Valerie (Amanda Seyfried) es una chica del pueblo que está enamorada de Peter (Shiloh Fernandez) aunque su familia pretende casarla con el adinerado Henry (Max Irons). Todos temen al lobo feroz. Cada mes se lleva lo mejor de su ganado y de vez en cuando a algún miembro de la comunidad.

En está ocasión el lobo mata a la hermana de Valerie, Lucie (Alexandria Maillot). Valerie planeaba escaparse del pueblo con Peter pero ahora sus planes se ven truncados. Los hombres del pueblo deben salir a la caza del temible lobo. Creen matarlo pero es entonces cuando llega el padre Salomon (Gary Oldman), un experto cazador de hombres-lobo que les advierte que lo que han conseguido cazar no es lo que creen.

El padre Salomon ha venido para matar al lobo y pretende utilizar cualquier recurso que esté en sus manos para conseguir su objetivo. Por el camino vemos como el pobre hombre es un jodido sociópata. También es él quien descubre que el hombre lobo es uno de los habitantes del pueblo. Es entonces cuando Hardwicke se pierde intentando hacer dudar al espectador y presentando a varios personajes como posibles hombre-lobo.

El film se convierte en un atropellado “who done it?”  (o mejor dicho “who is it?”) sólo apto para teenagers porque es bastante previsible. No negaré que hay algún momento interesante y que habrá quien disfrute con esta estética, pero aquí lo que impera es el sopor. Me pareció especialmente lamentable el momento en que el lobo se “habla” con Valerie…

Aún me pregunto cómo engañaron a  Gary Oldman para aparecer aquí. El pobre anda perdidísimo… Mi consejo es que huyáis de Red Riding Hood… a no ser que tengáis 16 años.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: