HARAKIRI: Death Of A Samurai, Ichimei, Takashi Miike (2011)

Después del muy recomendable remake de 13 Assassins Takashi Miike volvía a estar presente en la edición del Festival de Sitges. Este año por partida doble, por un lado Ninja Kids y por el otro (y el que aquí nos ocupa) otro remake, HaraKiri del clásico de 1962 a cargo de Masaki Kobayashi basado en la novela de Yasuhiko Takiguchi.  Se trata de un film en 3D. Eso me hacía presagiar que estaríamos ante un film con acción y realización espectacular, al estilo de 13 Assassins. Nada más lejos de la realidad.

Por más vueltas que le doy todavía no entiendo porque Miike decidió rodarla en 3D. Sin duda alguna HaraKiri no es la clase de film que requería dicho formato. De hecho no pude evitar pensar que Miike lo ha hecho así para quedarse con todo el mundo. No es una historia de acción, ni de ritmo frenético ni nada eso. Más bien todo lo contrario. Miike se explaya con planos largos, casi contemplativos podríamos decir. De hecho cuando más destaca el 3D es en algunos planos de… árboles!

Hanshiro (Ebizo Ichikawa) es un samurai que desea morir con dignidad. Es una época tranquila, no hay guerras y para un mercenario como él eso significa que no hay trabajo ni dinero. Acude al hogar del clan Li con la intención de realizar el ritual de suicidio. Entonces es cuando Kayegu (Koji Yakusho), jefe del clan, decide contar una historia a Hanshiro para que este reconsidere su decisión. Así pues el jefe narra la historia de Motome (Eita), un samurai que acudió al hogar del clan Li con la misma petición que Hanshiro.

El clan sospecha que Motome ha acudido con la intención de conseguir unas monedas, ya que poco tiempo atrás Kayegu sintió compasión de un samurai que acudió a su hogar para llevar a cabo el HaraKiri. El jefe del clan le hizo cambiar de opinión y le dio unas monedas para que siguiera adelante con su vida. Al parecer la voz se ha corrido y algunos samuráis pretenden conseguir dinero de esta manera.

Así pues deciden dar ejemplo con Motome y le facilitan todo lo necesario para llevar a cabo el ritual. Lo que el clan no sabe de que las intenciones de Hanshiro son muy distintas a las de Motome…

Una lástima lo de Harakiri. Para empezar tenemos un 3D completamente absurdo e innecesario. Pero lo que más me dolió es que tras un inicio y planteamiento muy prometedores (la historia es muy buena), Miike se pierda con la historia/drama del samurai y su família. Planos largos, silencios eternos, cero acción… Al director japonés se le va la mano con el metraje y decepciona estrepitosamente con este remake descafeinado. Es triste pensar lo que podría haber sido y nunca será… No siempre puede acertar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: