BELLFLOWER, Evan Glodell (2011)

Evan Glodell debuta como director con Bellflower, una cinta apocalíptica que narra una historia de amor y sus devastadoras consecuencias. Todo ello con una estética moderna, una realización muy actual plagada de filtros que seguro gustará a la chavalería y una buena fotografía. Además Glodell se encarga del guión y de protagonizarla. Para ello se pone bajo la piel de Woodrow, un chaval joven que vive con su amigo Aiden (Tyler Dawson

Ambos son unos fanáticos de Mad Max y fantasean con que un apocalisis mundial tenga lugar. Así ellos serían los putos amos del cotarro con su banda imaginaria, Mother Medusa. Para asegurarse de que la cosa fuera así se dedican a tunear un muscle car y construyen un lanzallamas. Una noche de fiesta Woodrow conoce a Milly (Jessie Wiseman) y rápidamente se enamoran. Juntos emprenden un viaje que les une más todavía.

Luego vemos cómo los chavales vivenal límite  bebiendo como cosacos, de fiesta en fiesta, tuneando su coche etc Todo muy cool pero… de dónde carajo sacan el dinero? En ningún momento se hace mención a sus trabajos, o a sus famílias ricas, o a su gran facilidad para atracar bancos. Este es uno de los puntos negativos de la película. Glodell pretenden contarnos una historia muy real y lo hace de manera visceral pero lamentablemente se deja información vital por el camino.  Esto le resta credibilidad a la historia. Varias veces durante el metraje me pregunté cuándo íbamos a ver algo que explicara eso. Nunca llegó ese momento…

La pareja de amigos es feliz. Milly se ha adaptado bien y todo parece cojonudo… hasta que Woodrow pilla a Milly in fraganti follándose a su compañero de piso Mike (Vincent Grashaw). Ahí es cuando el brutal espiral de violencia y mal rollo comienza. La pareja se rompe al instante, Aiden apoya a Woodrow a pesar de que se entera que se folla a una chica (amiga de Mily) que le gusta, Courtney (Rebekah Brandes). Le intenta motivar sin mucho éxito con la construcción del coche pero Woodrow parece haber decidido tomar un camino y no hay vuelta atrás.

Woodrow y Milly, se siguen puteando y pronto queda claro que la cosa no puede acabar bien de ninguna manera. El rencor que se guardan el uno al otro (llamadme misógino pero aquí  la única culpable del mal rollo es ella) va escalando rápidamente hasta llegar a situaciones que ponen a los protagonistas al límite.

Una buena peli que es como montarse en un carrussel de emociones. Desde el buen rollo inicial, al drama de cuando se descubre la infidelidad hasta la infernal locura final… Buen intento de Glodell, lástima que la cinta termina siendo victíma de su propia estética y está destinada a quedar desfasada más pronto que tarde. Lástima también lo comentado del tema económico de los protas… De todas formas vale la pena verla. Las emociones están muy bien retratadas. Ojo a las parejas que vean la peli juntas, puede causar mal rollo instantáneo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: