INTRUDERS, Juan Carlos Fresnadillo (2011)

Tercer largometraje de Juan Carlos Fresnadillo y segunda superproducción a sus espaldas. Después de la interesante “28 Weeks Later” había ganas de ver lo próximo que tenía que ofrecernos el director de Tenerife. Esta vez vuelve a contar con actores de renombre como Clive Owen o Daniel Brühl pero por desgracia nos entrega un truñete inaguantable y se queda tan ancho. Creo que “Anal Intruders” hubiera sido un título más acertado, al fin y al cabo esa es la sensación que le queda a uno después de pasar por taquilla para ver semejante artefacto.

Intruders cuenta dos historias paralelas. La de Juan (Izán Corchero), un niño de Madrid que vive con su madre y que una noche sufre el ataque de un hombre sin rostro. Y la de Mia (Ella Purnell), una niña de Inglaterra que tiene pesadillas con un personaje llamado Carahueca. Un fantasma que acaba siendo una amenaza real para su familia y ella misma.

John (Clive Owen) es el padre de Mia y se siente muy unido a su hija. Sobretodo cuando su retoño empieza a sufrir las pesadillas con Carahueca como protagonista, y que, finalmente, se tornan en una perturbadora realidad. Los ingleses optan por poner cámaras de seguridad en el hogar y acuden a la policía. Por otro lado, el niño Juan y su madre acuden al Padre Antonio (Daniel Brühl), que intenta ayudarlos, con más o menos suerte, a su manera.

Como empieza a ser habitual en muchas películas, al final nos aguarda un supuesto giro inesperado que en realidad no lo es tanto. No voy a spoilear nada más aquí pero seguro que los más avispados ya tenéis alguna idea de por donde pueden ir las cosas.

Es una lástima lo de Intruders. El punto de partida no es malo del todo pero por desgracia Fresnadillo no consigue que la historia termine de arrancar en ningún momento. Cuando parece que lo tiene y que la trama se va a poner más interesante, él mismo se encarga de tirarlo todo por la borda.

Sí, el Tenerfeño es capaz de crear buenas situaciones y sabe rodarlas, pero cuando  tiene que rematar la faena le entrena el tembleque y nos deja con una mosqueante sensación de “mira lo que podría hacer”. El resultado es un desastroso compendio de secuencias muy bien hechas, pero que no transmiten.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: