VALHALLA RISING, Nicolas Wending Refn (2009)

 

Hasta el otro día solo había visto dos películas de Nicolas Wending Refn; la correcta The Pusher y una pequeña debilidad que me encanta, Fear X. Ninguna de las dos es una obra maestra pero la historia de Fear X empieza muy bien y con unas atmósferas brutales. Lástima que en el tramo final el director danés se pierda un poco con pajas mentales que parecen querer emular al maestro David Lynch. El resultado final del film queda bastante mermado y puede que por eso no mucha gente lo conozca… Esa peli debería haber tenido algo más de repercusión. 

Todo esto lo digo proqué me decidí a ver Valhalla Rising (sí! del mismo director!) ante el inminente estreno de Drive, la nueva peli de Wending que está dando que hablar en todo el mundo… y que comentaremos por aquí en breve. No sabía muy bien qué esperar de su peli sobre vikingos pero la verdad es que la decepción fue grande.

Para empezar estamos ante el típico film con poco (y quiero decir muy poco) diálogo. Indudablemente eso repercute y afecta directamente en el ritmo. No estamos ante el blockbuster de turno apto para todos los públicos. De todas formas eso no suele ser un problema para mí si la historia tiene la chicha suficiente que contar. Por desgracia la historia que nos cuenta aquí el director me supo a muy poco.  Lo intenta compensar a nivel visual aunque el resultado tampoco es el esperado. Valhalla Rising es visualmente poderosa aunque también a todas luces excesiva.

La historia tiene lugar en el 1000 AD aproximadamente. One Eye (Mads Mikkelsen) está preso y es obligado a luchar a muerte con otros adversarios en las que son unas escenas de lucha brutalmente crudas. Por algún motivo One Eye tiene sueños premonitorios y gracias a ello consigue escapar de su captor y matarle a él y a los suyos. Solo deja con vida a The Boy (Maarten Stevenson), que previamente le había mostrado su apoyo y que, a partir de entonces, le seguirá a todas partes.

Por el camino se encuentran con un grupo de Cristianos en una cruzada para llegar a Jerusalem. Ellos le dicen a One Eye que debe unirse a su grupo para limpiar su alma y así lo hace. Se embarcan para llegar a Jerusalem pero los días pasan y la tripulación está muy debilitada ya que no tienen ni comida ni agua. Además una espesa niebla parece seguirles a donde quiera que vayan y llegan a creer que están perdidod y malditos por culpa del chico e intentan matarlo. One Eye lo impide y finalmente llegan a tierra firme.

No tardan en darse cuenta que no han llegado a su destino deseado. Eso no es Tierra Sagrada. Así pues deciden volver al barco pero son atacados y el pánico se apodera de ellos. Vuelven a la orilla y creen estar en el infierno mismo. Es evidente que no puede acabar bien…

Una idea interesante que podría haber resultado en una mejor película si en vez de centrarse tanto en el campo visual se hubiera currado un guión (firmado por Wending y Roy Jacobsen) un poco más claro, sólido y menos “místico”. Esperan que el espectador entienda cosas que no se le explican y ese es el mayor fallo. Por otra parte se agradece la crudeza con la que Wending rueda algunas escenas, aunque el uso de filtros es tan exagerado que acaba cansando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: